Carta de Solidaridad a las Sobrevivientes de Sepur Zarco

Este 25 de noviembre, al conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la Red de Solidaridad Rompiendo el Silencio de Canadá quiere manifestar nuestra solidaridad y apoyo a nuestras hermanas fuertes y resistentes en Guatemala que siguen trabajando día a día para crear un mundo más justo y pacífico. En particular, queremos expresar nuestro profundo respeto por las sobrevivientes de la base militar Sepur Zarco y las organizaciones que las han apoyado en su valiente lucha para dar a conocer y buscar justicia para la violencia terrible que sufrieron. En el marco de este día, en el cual la gente se reúne para exigir el fin de la violencia contra las mujeres, queremos que sepan que seguimos en solidaridad con ustedes.

Denunciamos la violencia sexual y la esclavitud sexual y domestica a la cual fueron sometidas las mujeres Maya Q’eqchi’ en la base militar Sepur Zarco a principios de los años 1980. Reconocemos que esa violencia fue parte de una campaña genocida que tuvo a las mujeres indígenas como blanco por ser portadoras de la próxima generación.  Denunciamos estos actos como crímenes de lesa humanidad. Exigimos que se haga justicia por estos crímenes, y que los retrasos y obstáculos que han caracterizado el caso hasta la fecha se detengan. Exigimos la eliminación de la violencia de género y sexual en todas sus formas, incluso durante los conflictos armados.

Aunque la violencia sexual se usó amplia y sistemáticamente en contra de la población civil durante el conflicto armado en Guatemala, es la primera vez que delitos de lesa humanidad por violencia sexual, esclavitud sexual y domestica son juzgados en una corte Guatemalteca. Reconocemos las múltiples barreras que las mujeres sobrevivientes han enfrentado en sus esfuerzos para llevar este caso histórico y emblemático a la justicia, incluyendo el estigma que han enfrentado en sus propias comunidades así como las barreras impuestas por el sesgo patriarcal y el racismo que existen en muchas instituciones del estado Guatemalteco que se han caracterizado hasta la fecha por dejar estos crímenes en la impunidad. El hecho de haber seguido adelante a pesar de esos enormes retos ha requerido tremenda fuerza, compromiso, y resistencia. Aplaudimos también la Alianza Rompiendo el Silencio y la Impunidad (conformada por la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas, el Equipo Comunitario de Acción Psicosocial, y Mujeres Transformando el Mundo) por su importante labor en construir alianzas de mujeres que han roto el silencio en torno a la violencia sexual a nivel nacional e internacional, y por su apoyo a las luchas de mujeres por la recuperación, la justicia y la verdad.

Este juicio es un paso importante en el largo y arduo camino hacia la paz, la justicia, la igualdad y la seguridad para todas las personas en todas partes del mundo, sin importar su género, etnicidad, orientación sexual, ingreso, o edad. Es con mucha admiración y respeto para la fuerza y dignidad de las sobrevivientes de Sepur Zarco, el personal de las organizaciones que las han apoyado, y todas y todos las que han participado como pueden en esta importante lucha que mandamos nuestro amor y firme compromiso de solidaridad y apoyo continuo en su lucha.

 ¡Ni olvido, ni silencio.  Guatemala nunca más!

 

Share Button

No comments yet.

Leave a Reply